Inicio

Buscar contenido
Publicaciones

Mapa del sitio

 

Consecuencias para la salud física

(5) ¿El aborto es una cirugía segura o de riesgo?

Los abortistas mienten a las mujeres haciéndoles creer que todo aborto legal es seguro. La experiencia y las estadísticas muestran una realidad completamente diferente. Las mujeres que a través del aborto buscan la “libertad de reproducción” deben saber que están comprometiendo o arriesgándose a perder la capacidad de tener hijos.
Aunque sean utilizadas las más actuales técnicas quirúrgicas, los instrumentos de succión, raspado y destrozo -plásticos o metálicos- pueden causar lesiones en los órganos internos femeninos al entrar en contacto con los delicados tejidos del útero.
Si bien puede no haber lesiones, se corren serios riesgos de afectar el mecanismo normal de protección del cuerpo.

(6) ¿El aborto acarrea complicaciones?

Sí. El aborto acarrea complicaciones médicas a las mujeres que lo sufren. Esas complicaciones pueden ser inmediatas o tardías, las cuales se manifiestan a corto, mediano o largo plazo.
Conviene destacar, además, que el aborto es mucho más riesgoso que el embarazo llevado normalmente a término.
Sin embargo, existe una auténtica "conspiración de silencio" con relación a los riesgos o complicaciones que conlleva la práctica del aborto: los medios especializados, como los de información general, habitualmente no divulgan la amplia documentación existente al respecto que proviene de países con vastos antecedentes en la materia.(1)

En su afán de liberalizar el aborto, sus partidarios van aún más lejos al tergiversar las estadísticas, pues, por ejemplo, comparan las tasas de mortalidad, en el caso de un aborto provocado durante las doce primeras semanas de la gravidez, con las tasas de mortalidad durante los nueves meses de gestación, incluyendo el alumbramiento y la etapa posterior al nacimiento. Y para cargar más las tintas, agregan también las tasas de mortalidad de las madres por accidentes o enfermedades diversas... (2)

No resulta novedoso que se manipulen las cifras para conseguir implantar el aborto. Así lo hizo Bernard Nathanson, el llamado "rey del aborto", para todo Estados Unidos en 1973, como él mismo lo declaró cuando cambió su postura y decidió defender la vida humana de los inocentes. En 1968 organizó la Asociación Nacional para la Revocación de las Leyes del Aborto y afirmaba que de 10.000 a 15.000 mujeres morían cada año debido a los abortos clandestinos, cuando de hecho él sabía que no superaban las 300.

Por otra parte, un estudio financiado por el gobierno de Finlandia confirmó que las mujeres que se someten a un aborto corren cuatro veces más riesgo de morir que las que continúan su embarazo y dan a luz. El estudio analizó más de 9.000 casos. El médico David C. Reardon, encargado de la investigación, explicó que:"se trata de un estudio impecable, basado en informaciones verídicas" que "confirma que el hecho de que el aborto sea más peligroso que el parto, no es algo de lo que pueda dudarse".

Reardon, que publicó un artículo al respecto en la revista "Post-Abortion Review", denunció que: "Aunque este importante estudio fue publicado por el medio más importante de la medicina escandinava, fue completamente ignorado por la prensa estadounidense. Todo el cuerpo de la literatura médica muestra claramente que el aborto sólo perjudica la salud física y mental de las mujeres", aseguró Reardon. Y agregó: "A las mujeres se les oculta esto. Nadie les dice que dar a luz mejora la salud femenina, no sólo en comparación con las que han abortado sino con las que no han resultado embarazadas (...) Si los que promueven el aborto son en realidad gente pro-choise (pro-opción), permitirían que las mujeres conozcan los riesgos reales del aborto".(3)

(7) ¿Cuáles son las complicaciones inmediatas provocadas por el aborto?

Entre otras pueden ser mencionadas las siguientes:

Hemorragias – Las mujeres que abortan pueden necesitar de transfusiones, pues en el aborto quirúrgico hay considerable pérdida de sangre.
Pocas clínicas de aborto disponen de recursos para evitar esa complicación.
El cuadro se agrava todavía más en el aborto por la píldora RU-486, la cual provoca dos veces más hemorragia que el aborto quirúrgico. Por esa razón, la RU-486 requiere controles médicos estrictos para seguir los casos de excesiva pérdida de sangre. Debe recordarse además que las transfusiones pueden ocasionar infecciones a veces muy graves como el SIDA.

Infecciones – Si los restos del bebé descuartizado permanecieran dentro del útero o si el acto quirúrgico fuese realizado sin la necesaria asepsia, la mujer está sujeta a serios riesgos de infección tubaria, la cual podría provocar esterilidad.
Lesión de cuello uterino – Los instrumentos utilizados durante el aborto para dilatar el cuello uterino pueden causar lesiones, produciendo posteriores partos prematuros e incluso abortos espontáneos.
Es la naturaleza que de esa forma se venga de la violencia ejercida contra ella.

Perforación de útero – La manipulación de la cureta puede provocar la perforación del útero, causando inflamación (peritonitis), que a su vez exigirá, en algunos casos, la propia extracción del útero, dejando en consecuencia a la mujer con incapacidad de tener hijos.

Perforación de intestino – Si se perfora el útero, se corre el riesgo de que el intestino también sea alcanzado por algún instrumento de aborto, requiriéndose entonces la extracción quirúrgica de la parte lesionada.

(8) ¿Cuáles son las complicaciones tardías del aborto?

La mujer que aborta queda sujeta a las siguientes secuelas futuras:

Criaturas que nacen muertas o defectuosas – Las mujeres con sangre Rh- negativa que no recibieron el antídoto (inmunoglobulina antiRh) quedan expuestas a reacciones a la sangre Rh-positiva y sus futuros hijos corren el riesgo de sufrir una excesiva destrucción de glóbulos rojos (hemólisis), lo cual puede provocarle al recién nacido la grave enfermedad hemolítica.

Predisposición a abortos espontáneos – Las mujeres que abortan corren el riesgo de sufrir abortos espontáneos en una proporción 35% mayor al de aquellas que nunca abortaron.

Dolencia inflamatoria de pelvis – Es una complicación muy común de los abortos provocados. Puede, a su vez, causar abortos espontáneos, esterilidad y dolores pélvicos crónicos.

Problemas para la gravidez – Las mujeres que han abortado experimentan con frecuencia complicaciones en partos posteriores.

Partos prematuros – Después de varios abortos, aumentan dos o tres veces los riesgos de partos prematuros.

Cáncer de mama – Según un estudio publicado por el Journal of Epidemiology and Community Health, de los EE.UU., el aborto aumenta en 30 % el riesgo de que la mujer desarrolle cáncer de mama.
El aumento de ese riesgo es atribuido al crecimiento anormal de células en las mamas que, en la gravidez, se convierten en productoras de leche o mueren.
Como la mayoría de los abortos ocurren antes que dicha muerte celular, esas células pueden convertirse en cancerosas (4)

Los científicos de Penn State University y del Baruch College que realizaron ese estudio revisaron 23 trabajos ya publicados sobre el tema, en los que se analizan 26000 casos de mujeres con tumor y cerca de 35000 mujeres sanas. Los investigadores estiman que el aborto es responsable por cerca de 5000 casos de cáncer de mama por año en los Estados Unidos. (5)

Embarazos ectópicos – Las mujeres que se someten a abortos adquieren la predisposición a los embarazos ectópicos, es decir, embarazos que se desarrollan fuera del lugar normal (útero).
En este tipo de embarazos, el feto se desarrolla en las trompas de Falopio y no en el útero, lugar apropiado. Esta es una situación muy peligrosa que aumenta significativamente el riesgo de vida de la madre y que puede provocar la perforación de la trompa.
Los estudios científicos están indicando que el riesgo del embarazo ectópico se duplica después del primer aborto provocado y puede cuadruplicarse después del segundo. (6)

Dado que la píldora RU-486 no evita este tipo de embarazos, el uso de la misma agrava el riesgo de vida de la mujer que la utiliza, porque la hemorragia provocaría la falsa impresión de que ya no está embarazada.


Notas:

1. Cfr. Dr. Jack Willke y Bárbara Willke, "Aborto, preguntas y respuestas", Ed. Bonum, Buenos Aires, 1992, pp. 100-101.

2. Para conocer una comparación precisa, cfr. Thomas W. Hilgers, MD & Dennis O´Hare, "Abortion related morality; Hilgers, New perspectives in human abortion", Frederik, MD: University Publications of America, 1981, pp. 69 a 91.

3. Cfr. ACI Digital, http://www.aciprensa.com, "Aborto es cuatro veces más peligroso que parto, demuestra estudio", 20-6-00, en "Mitos y Realidades del Aborto", Oscar Fernández Espinos de Los Monteros, México, 2000, Mito Nº 1.

4. Cfr. "Folha de S. Paulo", San Pablo, Brasil, 12-10-1996.

5. Cfr. Idem. ibidem.

6. Cfr. Ann Aschegrau Levin, "Ectopic Pregnancy and Prior Induced Abortion", American Journal of Public Health, Marzo/1982, p. 253; Cfr. Miriam Cain, "Fight for Life", op. cit., p. 6.

FAM
Inicio | Contacto | Inscripción | Reclamo Directo | Campañas

©1989-2010 | Fundación Argentina del Mañana | diseño web :::..

Todos los derechos reservados