Inicio

Buscar contenido
Publicaciones

Mapa del sitio

 

(1) ¿Qué es el aborto?

En sentido lato, aborto es la muerte del producto de la concepción y su expulsión del organismo materno en cualquier fase de su desarrollo pre-natal.

"Etimológicamente, aborto significa 'privación de nacimiento' y proviene del substantivo latino abortus, derivado del verbo aborior, compuesto, a su vez, por el prefijo ab, que expresa originariamente la idea de alejamiento y luego las de ausencia o privación, y por el verbo orior, que significa tanto como levantarse, alzarse, surgir (de allí oriente), originarse, ser originario (de allí oriundo) y nacer." (1)

Esto puede ocurrir por causas naturales que no dependen de la voluntad humana o de la interferencia externa. Es el llamado aborto espontáneo, como consecuencia de alteraciones del organismo materno o accidentes sufridos por la madre durante el embarazo.

Cuando en estas páginas utilicemos el término “aborto”, siempre nos estaremos refiriendo al aborto voluntario, provocado, directo, doloso. O sea, a toda y cualquier intervención, por medios quirúrgicos o farmacológicos, que tenga por finalidad matar o expeler el producto de la concepción, desde el momento en que ésta se inicia hasta el nacimiento, es decir, a lo largo de toda la vida pre-natal.

Si el niño por nacer es matado dentro del útero, estamos frente a un auténtico asesinato. Cuando el bebé nace vivo y se lo mata después, se trata también de un homicidio o asesinato llamado infanticidio.

(2) ¿Cuáles son los métodos de aborto utilizados durante los tres primeros meses de gravidez?
Entre los varios métodos abortivos, que siempre son monstruosos, los más comunes son los siguientes:

Succión – El cuello del útero es ampliamente dilatado. Un tubo especial es introducido en él. Una violenta aspiración, 29 veces más poderosa que la de una aspiradora común, succiona al bebé descoyuntando sus miembros y transformándolo en un puré sanguinolento que es depositado en un recipiente. Este método es el más utilizado en las clínicas de aborto.

Dilatación y Raspaje – Un objeto afilado (la cureta), de forma semejante a una cuchara, corta la placenta y despedaza el cuerpo del bebé, el cual es succionado a través del cuello del útero, cuya superficie interna es raspada para extraer los fragmentos que se dejan caer en un recipiente.

No siempre la dilatación y el raspaje son hechas con finalidad abortiva. En Medicina son también usadas lícitamente para casos de hemorragia en mujeres no embarazadas después de un aborto espontáneo.

Píldora RU486 – Esta píldora, desarrollada hace 20 años por la compañía francesa Roussel UCLAF provoca la interrupción casi inmediata del embarazo. Su uso exige entre tres y quince días de visitas a un establecimiento médico, así como una combinación de drogas con la posibilidad de complicaciones que ponen en peligro la vida de la madre. Se la puede ingerir hasta en los primeros 49 días de gestación para frenar el embarazo. Dos días después, otra droga combinada induce las contracciones para expulsar el embrión.
La misma compañía productora de la RU486 recomienda tener a mano, durante el uso de la píldora, un equipo para detectar y tratar con urgencia problemas cardiovasculares. El mismo presidente del laboratorio, Edouard Saking, declaró:
De ninguna manera la RU486 es de fácil uso. Una mujer que desea interrumpir su embarazo debe ‘vivir‘ con su aborto por lo menos una semana usando esa técnica. Es una terrible experiencia psicológica”.(2)

(3) ¿Cuáles son las técnicas utilizadas para asesinar un bebé desde el tercero al noveno mes de gestación?

Dilatación y evacuación – Una vez que la víctima es más grande pues ya tiene de 13 a 24 semanas, el cuello del útero es ampliamente dilatado. Como los huesos de la criatura ya están calcificados, se hace necesario utilizar tenazas especiales para descoyuntarlos. Primero se destroncan los brazos y las piernas del niño y después se destroza su columna vertebral. Por último, antes de ser succionado, el cráneo del niño es aplastado. Algunas partes del cuerpo del feto son removidas con fórceps (instrumento utilizado para auxiliar el parto normal y en ciertos casos especiales). El trabajo de la enfermera consiste en rearmar las distintas partes extirpadas para asegurarse de que todo el cuerpo ha sido extraído.

Inyección de solución salina fuertemente hipertónica – Una aguja de ocho centímetros perfora la pared abdominal de la mujer y el saco amniótico, del cual se extraen 60 ml. de líquido amniótico. A continuación se inyectan 200 ml. de solución salina fuertemente hipertónica.
Acostumbrado a alimentarse del líquido amniótico en el cual está sumergido, el bebé ingiere la solución salina, la cual va quemando su piel, su garganta y sus órganos internos. Intenta en vano luchar por la vida, se agita desesperadamente de un lado al otro dentro del útero, en terribles contorsiones. Su agonía puede durar horas, siendo entonces expelido del claustro materno. Se ve entonces una criatura toda cauterizada, con el cuerpo enrojecido por las quemaduras producidas.

Aborto por prostaglandinas – Las prostaglandinas son substancias que provocan las contracciones propias del parto. Ellas son inyectadas en el líquido amniótico o suministradas bajo la forma de supositorios vaginales. Como consecuencia de las contracciones uterinas, la madre expele la criatura ya muerta o insuficientemente desarrollada para sobrevivir fuera del útero materno. En este caso el bebé, dejado sin cuidado alguno, muere.

Histerotomía – (del griego hysteris: vientre; tomein: cortar). Como en una operación cesárea, el abdomen y el útero son abiertos quirúrgicamente. Con la diferencia que en la histerotomía, al contrario de la cesárea común, la intención no es salvar al niño, sino eliminarlo. Algunos médicos usan la misma placenta para asfixiar al bebé.

Recientemente fue publicada una noticia dando cuenta de que el Gobierno británico considera la posibilidad de exigir el uso de analgésicos por parte de los médicos cuando éstos practican abortos de fetos con 18 o 20 semanas de gestación. La medida se destina a corregir una anomalía legal que protege a los animales no nacidos de la experimentación científica, pero permite el aborto y otras operaciones en fetos humanos sin el uso de analgésicos...(3)


Notas:

1.
Cfr. Corominas, Joan , "Diccionario Crítico Etimológico de la Lengua Castellana", Madrid, Gredos, 1970. También Ernout, A. –Meillet, A. – André, J. ; "Dictionnaire étymologique de la langue latine", París, Klincksiek, 1979, en "Aborto y Derecho" publicado por "Panorama Católico Internacional", Nº 1, Abril del 2000.

2. Cfr. "Guardian Weekly", 19-08-90, Cfr. Miriam Cain, "Fight for Life", Cape Town, African Christian Action, 1995, p. 5

3. Cfr. Britain: "May Require Killers For Late-Term Abortion Procedures", Kaiser Daily, 11-8-1998; Fetal Pain: UK Professor Calls for "Fetal-Anesthetizes Abortions", "Kaiser Daily", 29-8-2000, http://www.kff.or.com , Human Sentience Before Birth. A Report by the Commission of Inquiry into Fetal Sentience, http://www.care.org.uk/issues/fs/hs02.htm

FAM
Inicio | Contacto | Inscripción | Reclamo Directo | Campañas

©1989-2010 | Fundación Argentina del Mañana | diseño web :::..

Todos los derechos reservados